Saltar al contenido

Agapornis Fischer, una mascota muy apegada y buena eleccion

febrero 10, 2021

¿Alguna vez has desarrollado un fuerte vínculo con alguna mascota? Sentir ese fuerte lazo que los une y hace que su sola presencia te haga sentir bastante tranquilidad. Seguro sabes de lo
que hablo, y si no lo sabes… aún estás a tiempo para descubrirlo. Los animales pueden encariñarse fuertemente de sus cuidadores, tal es el caso del Agapornis Fischer, una pequeña ave de matices de colores que te podrá enseñar una o dos cosas sobre lo que significa el amor incondicional. ¿Te animas a descubrir todo lo que necesitas saber sobre esta cariñosa ave colorida? ¡Sígueme
y te muestro todo lo que se sobre el agapornis fischer!

Hermosos matices y elegante pico rojo

Siempre he sentido una gran fascinación por las aves de colores, sus patrones, tonos y matices les dan una identidad única que las hace destacar y distinguirse del resto. Los diseños de la
madre naturaleza son inigualables y en el caso del Agapornis Fischer puedes notar rasgos muy peculiares que los diferencia de otras especies de Agapornis. Hasta cierto punto guarda las mismas similitudes que ya existen entre varias especies de Agapornis, el típico cuerpo y alas de color verdoso, pero uno de los rasgos que me intrigan es que desde su cuello puedes apreciar un hermoso degradado de colores, que van desde un completo amarillo, pasando por tonos de naranja, desde claros hasta el más oscuro.

Pero, el verdadero atractivo del Agapornis Fischer que la distingue del resto es su elegante pico rojo, muy raro de ver en otras especies de Agapornis.  Me resulta curioso como las similitudes entre las aves no se limitan solamente a rasgos físicos, en este caso el temperamento del Agapornis Fischer se parece mucho al del Agapornis Personata, ambos llegan a ser muy posesivos y territoriales, en especial las hembras, y aún más en épocas de cría. Esto me ha dificultado un poco la tarea de añadir una nueva ave en una jaula donde ya se encuentran uno de estos Agapornis, pero descuida, hay formas muy efectivas de solucionarlo. Un método que les recomiendo mucho es dejar que las aves socialicen por separado (desde distintas jaulas), de esta forma podrán verse y escucharse sin tener contacto físico, y así una vez queramos juntar diferentes razas de Agapornis ya estarán acostumbradas a sus presencias y podrán empezar a llevarse bien y convivir en paz.

Un vínculo poderoso el de los fischer

De todas las especies de aves que he llegado a criar, casos como los del Agapornis Fischer no dejan de asombrarme. Esta pequeña ave multicolor puede desarrollar un fuerte vínculo emocional con su pareja, a tal punto de no poder vivir sin él o ella. Llegan a ser muy apegados el uno del otro y es tanto así que existen casos donde aves de esta especie han muerto al perder a sus parejas o al tener que separarse de ellas.

Es bastante triste verlos en esta situación, ya que llegan a deprimirse mucho. La mejor opción para mejorar su estado de ánimo es buscarle inmediatamente un nuevo compañero y al pasar de unos días se podrá recuperar de su pérdida, pero por ningún motivo debes dejarlo solo en la jaula en un momento tan difícil. Son animales muy dependientes y tenemos que entenderlos.

Yo he llegado a criar varios de esta especie, cuando los cuidas desde que son papilleros ese fuerte vínculo emocional se irá creando contigo, o al menos ese fue mi caso. Se vuelven muy
afectuosos, aparentemente llegan a vernos como sus padres y en algunos casos como si fuéramos sus parejas, esto último resulta bastante gracioso, pero el Agapornis Fischer solo
sigue sus instintos e intenta de alguna manera regresar todo el amor que ha recibido.

Si queremos desarrollar este fuerte vínculo emocional con nuestra querida mascota, tendrás que prepararte bastante bien. Cuidar de un papillero requiere mucha dedicación y tiempo, y si no dispones de ello lo mejor es ir mejorando tus habilidades mientras cuidas de un Agapornis
Fischer adulto.

¿Cómo debes alimentar a los agapornis fischer?

Si te encuentras interesado en iniciar con el cuidado de aves, debes entender que una alimentación adecuada hará una gran diferencia en la salud de tu pequeño amigo emplumado.
Por suerte para ti, esta familia de aves no resulta un gran desafío a la hora de organizar una dieta balanceada, y el Agapornis Fischer no es la excepción. Las frutas son una parte crucial en la dieta del Agapornis Fischer, gracias a su aporte de vitaminas te ayudarán a mantenerlo lleno de energía y vitalidad. También debes incluir en su dieta algún tipo de semilla, a mis Agapornis les ha sentado bastante bien las semillas de girasol y mijo, también puedes incluir zanahoria, lechuga o plátano para variar un poco su dieta y que así el comer le resulte una actividad interesante cada día.

Estos pajaritos son bastante fáciles de alimentar y su dieta resulta muy económica, son ideales para comenzar en el mundo del cuidado, si buscas a las mejores aves para la crianza,
indudablemente debes considerar al Agapornis Fischer como una de tus mejores opciones. El espacio ideal Para garantizar que nuestros queridos amigos emplumados estén realmente cómodos en casa, te deberás asegurar de ubicarles una jaula en condiciones, que pueda cubrir todas sus necesidades.

Una de las mejores opciones son las jaulas de metal, te sorprenderá lo fáciles que son de limpiar, personalmente yo las prefiero por encima de otros materiales. Para mí, mantener los espacios lo más limpios posible es una prioridad, sobre todo para prevenir molestas enfermedades. Si está dentro de tus posibilidades, utiliza una bandeja de desechos, de preferencia extraíble, esto te permitirá ahorrar muchísimo tiempo y mantener la jaula mucho más limpia. También, es importante que tengan suficiente agua, al Agapornis.

Fischer le gusta asearse y darse baños cortos a lo largo del día.

Igualmente, recuerda que si vas a incluir diferentes parejas de Agapornis, es importante que todos los nidos estén ubicados a la misma altura, parecerá algo sin importancia, pero créeme,
te ahorrará más de un pleito entre tus pajaritos. Naturalmente buscarán el punto más alto para construir su nido, y lo más probable es que terminen peleando para ver quién se lo queda. Intenta evitar esta situación.