Agapornis Roseicollis, un ave alegre y muy sociable para ti



Bienvenido a este articulo sobre el agapornis roseicollis … ¿Te imaginas comenzar tu mañana escuchando un suave canto que recorra los pasillos de tu hogar? Es una experiencia exquisita. El canto de las aves es de las melodías más hermosas de la madre naturaleza, y uno de mis favoritos es el canto del Agapornis Roseicollis, una adorable y muy cariñosa opción para los aficionados a la crianza de pajaritos ¿Quieres conocer un poco más de ella?

Una adorable cara color rosa La familia de los Agapornis roseicollis es una de mis favoritas en toda la gran diversidad de aves en el mundo. Uno de sus rasgos más hermosos son sus exóticos colores y cómo pueden variar tanto, incluso dentro de la misma especie.

Si buscas todas las variaciones y mutaciones posibles del Agapornis Roseicollis te darás cuenta de que la lista es larga; pero su apariencia más común y una de las más queridas por los amantes de las aves, es el Agapornis cara de melocotón, una hermosa y pequeña ave con un pálido color verde en su cuerpo y alas pero que resalta entre todas las demás por su llamativo rosto color salmón, lo que le da un aspecto bastante tierno y que combina muy bien con su naturaleza amable.

Un gran corazón en paquete pequeño en este agapornis roseicollis

Una de las dificultades más comunes en la crianza de los agapornis roseicollis es lograr integrar a nuestro pajarito en nuestro hogar; lograr que se sienta cómodo y a gusto, tanto con nosotros como con nuestras otras mascotas. La gran ventaja de la Agapornis Roseicollis es su gran habilidad para adaptarse a un nuevo ambiente, lo que nos va a ahorrar mucho tiempo en hacer que se una a nuestro grupo de pajaritos.

Comparándola con otras especies de aves, he notado lo altamente sociable que puede llegar a ser el agapornis roseicollis, y no es de extrañar que sea una de las mejores aves para la crianza, ya que será bastante raro si te llega a dar problemas al compartir jaula, al menos yo nunca he tenido ningún inconveniente. Son mascotas muy alegres y sociables, y a diferencia de otras especies de su tipo, la Agapornis Roseicollis es muy afectuosa, al punto que se dejan tocar con mucha facilidad.

agapornis roseicollis

Un poco de sol, pero no demasiado para tus agapornis roseicollis

Si estás planeando iniciarte en la tarea de cuidar de una Agapornis Roseicollis, hay varias cosas que debes tener en cuenta para su cuidado. Quizás no lo sabes, pero esta hermosa ave proviene de una región muy cálida, específicamente del suroeste de África, por lo que necesitará de un ambiente cálido para poder vivir sanamente. La temperatura es un factor importante, yo suelo sacarlo al sol al menos unas 2 horas al día, ellos lo necesitan para recibir su calor y energía, pero no debe ser en exceso, 2 horas debe ser el límite.

Recuerda que los agapornis roseicollis necesitan un clima calido, si en tal caso vives en una zona de clima frío, deberás replantearte el tipo de ave que deseas cuidar, o bien, garantizarle un cómodo espacio donde la temperatura pueda mantenerse entre 20º y 25º. No queremos que nuestro emplumado amigo sufra por el frío del invierno, otro consejo que puedo darte, es que coloques algún tipo de caja o refugio dentro de la jaula para que tu pajarito pueda protegerse mejor del frío. Mantenle una dieta ideal Una alimentación balanceada es primordial, yo llevo un control bastante organizado para la dieta de mis pajaritos. Es bueno que puedas variarle un poco sus alimentos, así evitamos que se aburran de comer casi siempre lo mismo. Una opción bastante rica y nutritiva sería incluir a lo largo de la semana diferentes tipos de frutas ricas en vitaminas.

También a los agapornis roseicollis les resultan bastantes ricos los cereales y alimentos como semillas, pipas y hortalizas (la lechuga es una muy buena opción). Yo he probado diferentes tipos de alimentos, uno de los que más parece gustarles a mis Agapornis Roseicollis es el mijo en rama, al parecer les encanta; otra buena opción serían alimentarlos con acelgas y brócoli que también resultan muy nutritivos.

La jaula correcta para tu agapornis roseicollis

Es muy importante que le demos a nuestro pajarito un hogar cómodo y con suficiente espacio. Yo recomendaría una jaula bastante espaciosa si planeas añadir otros pajaritos como compañía. Recordemos que el Agapornis Roseicollis es un ave muy sociable, pero de nosotros dependerá mantener la tranquilidad dentro de nuestra jaula. Tener espacio suficiente para nuestros agapornis roseicollis es lo ideal, pero también debemos organizar el espacio de la jaula en la forma correcta. Si vas a colocar lugares de descanso para tus pajaritos (Como nidos, cocos o cajas), asegúrate de que estén todos a la misma altura, de esta manera no terminarán peleando por quién se quedará con la cama más alta, intenta evitar esta situación.

Es cierto que el agapornis roseicollis es una muy buena opción para los que inicien en este mundo del cuidado de aves, pero debes tomar en cuenta que dentro de la especie de Agapornis roseicollis existen algunas diferencias entre la hembra y el macho, y la que más debes tomar en cuenta es el temperamento; a diferencia del macho, la hembra puede llegar a ser muy territorial, en especial si hay polluelos de por medio, por lo que te recomiendo que evites ubicar 2 hembras de esta especie en la misma jaula.

El compañero perfecto

Una de las actividades que más disfruto es dejar volar a mis aves dentro de la casa (obviamente, tomando las precauciones para que no terminen volando por la calle), me aseguro que tengan suficiente espacio y que se puedan sentir seguros de regresar a su jaula cuando quieran. Para lograr esto es necesario que nuestro querido amigo emplumado sienta la suficiente confianza con el entorno.

Lograr esto no suele ser fácil, pero en el caso de mi Agapornis Roseicollis me ha resultado será mucho más sencillo adaptarlo a mi cuidado y al entorno, este es uno de los aspectos que más me llegan a asombrar de esta especie. A diferencia de otras especies, entrenarlo se hará mucho más sencillo y podrás ver resultados en poco tiempo ¿Te lo imaginas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *