Saltar al contenido

Cotorra Argentina

La cotorra argentina,​ asimismo famosa como cotorra fraile es un tipo de ave de la familia Psittacidae. La cotorra argentina mide unos 30 cm de largo y pesa 150 gramos en promedio. Este tipo de cotorra se identifica por su color verde claro, más grisáceo cara el pecho. Pico color cuerno y patas grisáceas.

La especie de cotorra se distribuye de forma natural en América del Sur y ha sido introducida en abundantes países alrededor del planeta. En México y otros muchos paises como España por ejemplo, se la considera especie exótica invasora y se la ha observado en la mayoría del país.

Se amolda realmente bien a diferentes condiciones ambientales así sean tropicales, temperadas o bien frías. Esta cotorra es apreciada como mascota para el hogar.
cotorra argentina

Origen de la cotorra argentina

Es originaria de Sudamérica, de la zona centro y sur, desde Bolivia y Brasil hasta Argentina, Paraguay y Uruguay. Las introducciones por la parte del humano, al adquirirla enjaulada y liberarla después, la han extendido por abundantes países de todo el mundo.

​En Argentina originariamente se hallaba solo hasta el sur de la provincia de Córdoba mas, con el avance del hombre y la forestación que tuvo lugar en la pampa húmeda, en nuestros días se encuentran colonias hasta en el sur de la provincia de la ciudad de Buenos Aires, lo que hace apreciar su enorme capacidad de adaptación a otros tiempos y ecosistemas.

Quizás te interese leer este articulo sobre el jilguero

Comportamiento de la cotorra argentina

Las cotorras son animales muy inteligentes y de una adaptabilidad muy flexible. Desarrollan su vida en conjuntos sociales de gran dificultad llegando a edificar nidos comunales en la mayor altura posible libre, en general en los árboles.

Es la única especie de cotorra que edifica sus nidificaciones usando ramas.

Tiene una enorme adaptación alimenticia y acostumbra a explotar distintos recursos alimentarios, esto es merced a la enorme adaptabilidad morfológica formada por un pico realmente fuerte y polivalente como una estructura flexible de sus patas que le deja escalar en la flora y agarrar comestibles.

cotorra argentina

En la naturaleza las cotorras argentinas vuelan en estruendosas bandadas a alta velocidad, jamás levantando las alas sobre el cuerpo, y aleteando continuamente.

Es capaz de producir una extensa pluralidad de chillidos y graznidos, asimismo puede pronunciar o bien imitar palabras.

Que come la cotorra argentina

La cotorra argentina es una especie eminentemente granívora; en la naturaleza se nutre de semillas de plantas tanto silvestres como cultivadas. Entre las primeras se resaltan las semillas de cardo; entre las segundas muestra preferencia por el sorgo, el maíz y el arroz.

Asimismo consume frutos y flores, como insectos adultos y sus larvas.5​ A pesar de la relevancia de los elementos vegetales en su dieta, si la ocasión se presenta, las cotorras fraile pueden alimentarse de la carne de animales fallecidos.

cotorra

Reproducción y cría

Las cotorras argentinas son aves enormemente gregarias. Edifican un nido, al revés que la mayor parte de los papagayos. Nidifican comunitariamente, edificando nidos que pueden ser bastante grandes, usando ramitas de plantas espinosas entretejidas, y compartiendo cada nido un buen número de parejas.

​ El nido lo sitúan en árboles o bien en estructuras artificiales, como torres de radiocomunicación o bien tendidos eléctricos.

Ponen de 5 a 8 huevos por nidada, y la incubación dura unos 26 días. Los huevos se amoldan a cualquier clase de tiempos temperados o bien tropicales; esto se da por la protección térmica que dan las cámaras de los nidos coloniales.

La cotorra argentina como mascota

En Argentina la posesión de la cotorra argentina es legal, y las personas que las adoptan disfrutan de sus habilidades, si bien asimismo es verdad que a veces sufren inconvenientes a consecuencia del fuerte carácter de la cotorra argentina.No se trata de una mascota simple. El hecho de que se extraigan de la naturaleza, puesto que hay tantas que criarlas en viveros no es «deseable» como negocio; genera que sea una lotería que el ejemplar adoptado sea afable y se interrelacione bien con su cuidador.

Este inconveniente es común entre los pájaros extraídos de la naturaleza y que no están improntados.
cotorras

La impronta en este tipo de ave

La impronta es un fenómeno habitual entre las aves. Cuando cualquier ave sale del huevo, toma por su madre al primer ser vivo que ve. Si ve a un can, mentalmente se considerará cánido para toda la vida.

Si ve a un humano, el pájaro siempre y en toda circunstancia se considerará persona y le va a ser más simple convivir con las personas.

Tristemente la manera frecuente de lograr pollos de cotorra, consiste en derruir los grandes nidos comunitarios a lo largo del verano, pudiendo herir los treinta ejemplares o bien más que habitan en el nido. Entonces se trata de hacerse cuanto antes con los polluelos, en tanto que contra más jóvenes, más simple va a ser su entrenamiento.

Estas cotorras argentinas siempre y en todo momento, en mayor o bien en menor medida, van a ver a sus cuidadores como posibles depredadores pues su impronta va a ser la de su especie.

Con las aves de vivero, siendo improntadas por los humanos que atienden las incubadoras, no considerarán como su madre al cuidador que las adopte, mas se considerarán personas y no temerán a su cuidador.

Con lo que su entrenamiento va a ser considerablemente más simple y se van a mostrar amables con las personas que los nutran y cuiden.

cotorra argentina

Adiestramiento de la cotorra argentina

La cotorra argentina es muy inteligente, y si le apetece aprende palabras, ruidos (de teléfono, o bien ladridos, etcétera), canciones o bien himnos (de equipos de futbol). Mas si no le apetece se muestra muda y únicamente emite los sonoros graznidos propios de su especie.

Por consiguiente, nunca adoptéis a una cotorra argentina con la convicción de que charlará por los codos, en tanto que puede fallaros la intuición, o bien no. Contra más te correspondencias con la cotorra más simple va a ser su entrenamiento.

Por otra parte, es una mascota con carácter; lo que desea decir que si tu acercamiento para jugar o bien limpiarle la jaula le semeja muy inoportuno, no vacilará en arrearte un doloroso picotazo.

Este es uno de los motivos por los que se las suelta en libertad o bien se las abandona en centros de acogida animal.

Cuidados básicos de la cotorra argentina

El primordial cuidado va a ser contar con un veterinario ducho en tratar a esta especie y que os va a poder recomendar bien sobre ella. Entonces vais a deber contar con una jaula grande de 100x50x50 cm por lo menos.
Dentro de la jaula van a deber existir perchas a fin de que la cotorra se pose, juguetes (que tarde que temprano van a ser destruidos), y una malla en el suelo, a unos cms del piso, que impida que la cotorra ingiera sus heces y enferme. El agua fresca no debe faltar nunca.
Vais a deber poner un hueso de jibia esterilizado a fin de que la cotorra picotee. Sirve para afilarse y gastar el desarrollo de su fuerte pico. El calcio que ingiere a través de el hueso de jibia, robustecerá mucho sus huesos, sus bonitas plumas lucirán más refulgentes y la cascarilla de sus huevos (si los haces criar) van a ser más sólidas.

Asimismo debe ingerir minerales. En las tiendas para mascotas venden bloques de mineral para pájaros, en tanto que los oligoelementos son esenciales para su salud.

Es esencial que la cotorra argentina pueda entrar y salir de la jaula. Por lo tanto, va a deber habilitarse una habitación a fin de que la cotorra deambule por ella ciertas horas al día. No olvides tener precaución con las ventanas abiertas.

Información sobre periquitos por si te interesa leerlo 😉 .

Aves que quizás puedan ser de tu interés: