Agapornis

¿ Buscando información sobre los Agapornis ?… El agapornis pertenece a la familia de los loros, y son originarios de África y no de sudamerica como mucha gente se piensa. En España se les conoce por agaporni pero hay otros muchos países donde los llaman las aves “inseparables” o pájaros del amor.

Como dato curioso solamente decirte que su nombre viene de la nuevo de la palabra griega ágape, que significa amor o bien afecta, y ornis, que significa ave.

Este tipo de ave hacen honor a su nombre de pájaros inseparables y una vez hacen pareja el macho y la hembra de agapornis pasan un buen tiempo juntos.

Se hacen cariñitos, se arreglan las plumas el uno al o bien otro o bien se acorrucan juntos, así que ya sabes, lo de inseparable es un nombre que le viene realmente bien.

agapornis

La forma física que tienen los agapornis es bastante especial y peculiar. Se trata de pequeños loritos en realidad, con un total de nueve especies de agapornis en total y cuyo tamaño está comprendido entre los 11 y 18 cm ( dependiendo de que especie estemos hablando ).

Sus plumajes son muy coloridos, puedes encontrar agapornis verdes, amarillos, azules, blancos, grises, etc… Ademas estas aves resaltan por una peculiaridad muy graciosa que es su cola corta.

Vamos a hablar del comportamiento de los agapornis

Los agapornis son un tipo de aves que acostumbran a ser animales bastante fiables con el humano, si bien considerablemente más con lo de su especie y otras aves.

Normalmente no acostumbra a ser un animal violento ni que suela agredir, a menos que sea sienta muy conminado. Existen una serie de pistas que asisten a conocer cuál es el estado anímico del ave.

agapurnis

Alegre: En caso de que el agaporni esté contento, va a estar activo, fisgoneará todo a su alrededor y se va a peinar el plumaje, aparte de producir sonidos. No va a parar quieto un solo instante, lo que probará su buen humor.
Tranquilo: En un caso así el ave va a estirar las patas y posará con las plumas ahuecadas. Asimismo es frecuente que muestren un estado sosegado cuando su cabeza está hacía atrás mientras que están en su percha.
Triste: Lo normal es que el agapornis esté en movimiento. Sin embargo, si el ave no se mueve o bien no semeja tan sociable como otras veces, va a ser por el hecho de que está triste, igual pues desea salir de su jaula o bien se siente solo en esta.
Sociable: El agapornis es un animal muy sociable. Con otras aves se puede revisar cuando se dan de comer unos a otros, se ponen los 2 juntos en el palo o bien no paran de emitirse sonidos unos a otros.
Agresivo: No es bastante común ver a un agapornis beligerante, mas si lo está, empezará a agitar las alas emitiendo ruidos incesantes y amenazantes, se lanzarán a agredir con picotas o bien a rasguñar con las patas. Un caso de que puedan estar de esta manera es pues piensen que sus crías están en riesgo.

Como saber si un agapornis es macho o hembra

Hay mucha gente que afirma que lo mejor es mirar los órganos genitales del ave para cuanto te preguntas de qué forma saber si un agapornis es macho o hembra, pues los huesos de la pelvis del macho están más juntos al tiempo que los de la hembra están separados y son redondeados, lo que deja que pueda poner los huevos.

Mas hay otras pautas que asisten a saber el sexo del ave.

– al revés que en otras especies, las hembras acostumbran a ser más grandes que los machos, debido a la dura labor de poner los huevos.

– La cabeza de las hembras de agaporni acostumbra a ser redondeada y con el pico más grande, al tiempo que los machos tienen una cabeza más uniforme y un pico pequeño.

– Las hembras de agaporni acostumbran a ser más beligerantes y territoriales con otras aves que los machos.

como saber agapornis macho o hembra

Como enseñar o adiestrar a estas aves

Muchos van a ver vídeos en Internet dónde los dueños llevan reposadamente a sus agapornis del hombro o bien en su mano. Esto no es una cosa que se logre del día por la mañana.

Precisa de bastante tiempo de trabajo y paciencia a fin de que el ave coja confianza con su dueño.

Al comienzo lo mejor es sostener un tanto las distancias. El ave al estar encerrado en una jaula, sin tener nada de libertad, se va a sentir un tanto triste.

Además de esto, se hallará en un entorno que no conoce, lo que lo va a poner un tanto inquieto. De tal modo que, a lo largo de los primeros días hay que eludir tocarlo o bien procurar cogerlo a toda costa.

Pasados dos días es cuando hay que comenzar a procurar ganarse la confianza del ave. Para esto lo mejor es que la jaula esté ubicada en una sala dónde se haga bastante vida social, como un salón o bien un comedor.

agapornis

Poquito a poco hay que acercarse a la jaula y vocalizar su nombre, a fin de que se vaya habituando a la palabra.

Mas si se aprecia que el animal evita el contacto lo mejor es dejarlo estar. Poquito a poco el animal se va a ir acercando al dueño a reconocerlo. Mas todavía no va a estar listo para dejarse tocar.

Va a llegar un instante en el que el animal no se atemorizará al ver a su dueño acercarse a la jaula.

En un caso así hay que procurar comenzar a darle comida de manera directa de la mano, sosteniendo la cama en todo instante. Al comienzo el animal es posible que dude en acercarse, mas poquito a poco lo va a hacer. Tal vez no se logre a la primera, mas lo terminará haciendo.

Cuando ya se logre que coma sus “snacks” de la mano, es el instante de comenzar a procurar que el agapornis se suba al dedo. Para esto hay que tocar tenuemente su abdomen, dándole un ligero empujón para animarlo a subirse.

Posiblemente se baje enseguida, con lo que en ese instante hay que dejarlo estar y regresar a probarlo al día después. Al poco tiempo se habituará a subirse al dedo, y entonces va a ser el instante de sacarlo de la jaula con mucho cuidado. Es esencial que la habitación esté cerrada, puesto que no es extraño que el ave intente salir a explorar lo que le circunda.

agapone

Y la jaula para agapornis como elijo la correcta ?

La jaula, el hogar de tu agapornis, no puede ser de cualquier forma. Hay que adquirir una jaula que sea de calidad, al fin y al cabo, va a ser dónde viva el ave a lo largo de su vida.

Comencemos por el tamaño. Se acostumbra a decir que “cuánto más grande mejor”, mas tampoco hay pues “irse como mucho grande”.

Para una pareja, por poner un ejemplo, la jaula debería ser de 1 metro de largo, 0,5 metros de ancho y 0,5 metros de alto. Con lo que para el caso en el que se tendrá una sola debe ser una jaula de 0,5 metros de largo y 0,47 metros de alto y de ancho.

Mas lo mejor es que sea una concebida para 2 aves, pues de este modo el agapornis tiene suficiente espacio para volar. Además de esto, las jaulas siempre y en toda circunstancia tienen juguetes y otros entretenimientos dentro, con lo que se terminan haciendo pequeño.

La manera de la jaula es tan esencial como el tamaño. No ha de ser redonda, puesto que esto les provoca inseguridad al no tener un punto de referencia con el que sentirse sosegados, pues todos y cada uno de los puntos de la jaula son iguales.

que comen los agapornis aparte de alpiste

Tampoco debe ser una jaula con forma de casa, en tanto que al estar fabricadas en su mayor parte por plástico, esto imposibilita que puedan escalar por las paredes. Con lo que, la opción mejor es una jaula cuadrangular con barrotes horizontales a fin de que se puedan sujetar con las patas o bien el picos.

La distancia entre los barrotes no ha de ser de más de uno con cinco cm, eludiendo con lo que puedan meter la cabeza entre ellos y fallecer por ahoga.

Al menos la jaula debe tener 2 puertas, una a fin de que se les pueda regentar el agua y el alimento, al paso que la otra va a ser a fin de que tengan un nido en el exterior si se fuera dedicar a la cría o bien a fin de que el ave pueda salir a estirar las alas cuando lo desee.

Los comederos es mejor que se rellenen desde el lado de fuera, pues si se hacen por la parte interior se les puede dar una senda de escape de la jaula. Con el agua sería lo mismo, comprando un cilindro de plástico con el que pueda tomar el animal, singularmente en verano.

Hay muchos debates sobre la reja inferior en las jaulas de los agapornis. Es verdad que si está no existe, es más simple de adecentar, mas asimismo hace que estos animales coman el alimento que se les haya caído al suelo, la cuál puede estar contaminada por sus heces, lo cuál no es nada aconsejable.

En el fondo de la jaula hay que poner algo que deje que sea simple de adecentar, como papel de cocina o bien de periódico, así como tierra singular para aves o bien maíz triturado.

No hay que emplear jamás tierra para gatos, pues su poder de absorción podría secar el buche del ave ni tampoco utilizar papel perfumado.

Te interesa aprender sobre los periquitos o el pajaro jilguero ??